Páginas

lunes, 26 de septiembre de 2016

ICY STEEL - Through the Ashes (Álbum 2016)

Heavy Metal Épico. Esa es la oferta de los italianos de ICY STEEL (¡qué mal nombre!, debo decirlo) quienes para mi sorpresa se encuentran lanzando su cuarto larga duración, "Through The Ashes", el que se compone de trece canciones que totalizan prácticamente una hora y que se reparten en dos discos, el primero de cuarenta y un minutos llamado "Before", en el que encontraremos todo el metal del álbum, ya que en el segundo, de tan solo diecinueve minutos y titulado "After", nos toparemos con cinco temas en las que desaparecen las murallas de guitarras e incluso cualquier atisbo de distorsión, y todo se mueve más bien dentro de un contexto semi-acústico.

En el disco "Before" y luego de la intro "Last Man On The Earth", nos encontraremos de inmediato con el tema más rápido de la placa, "Fire And Flames", canción que roza el Power Metal de veta europea y melódica, pero sin perderse en el recurso y mostrando siempre preferencia por los sonidos más apegados a la veta más dura y tradicional del heavy metal, que es en general lo que mueve el trabajo de la banda, lo que podremos percibir con la siguiente, "The Day Became Night" en la que quitan el pie del acelerador para dar paso a algo más sobrio e intenso durante los primero minutos, para luego volver a acelerar e introdurcirnos en un pasaje en el que los riffs se vuelven los protagonistas de todo. Atentos con "Ritual Of The Wizard" y la velocidad de la que hace gala, pero siempre sin perder el norte tradicional y épico del cual son fieles representantes y que los llevan a guardar algunas vagas similitudes con sus coterráneos de DOOMSWORD. Otro a destacar es "Last Thing To Destroy", en donde son las líneas vocales del coro las que se roban toda la canción.

Pero como les había comentado, existe un disco dos llamado "After", y en él se incluyen cinco canciones en donde todo lo metálico se deja a un lado para dar paso a guitarras acústicas, con ciertos aires melancólicos y líneas melódicas que encierran momentos latinos entre ellas. La verdad es que, a pesar de no ser lo que uno escucha con regularidad, me parecieron agradables, aunque más como una "anécdota" que como parte integral del álbum. 

La invitación queda hecha, es un trabajo interesante, entretenido y con un par de canciones realmente muy buenas. Un álbum variado, que se pasea por parajes comúnmente visitados por bandas del género, pero que aún así se muestra con identidad propia. Heavy Metal poderoso y melódico, pero todo en su justa medida.


WATCHTOWER

miércoles, 21 de septiembre de 2016

SACRED STEEL - Heavy Metal Sacrifice (Álbum 2016)

Más de tres años tuvieron que pasar para poder tener en nuestras manos un nuevo trabajo de los alemanes SACRED STEEL, banda que ha dedicado todos sus esfuerzos, desde sus inicios, a enaltecer los principios más básicos del Heavy Metal, los mismos que ahora replican y proclaman a los cuatro vientos de la mano de "Heavy Metal Sacrifice", su último álbum a la fecha, en el que regresan con once nuevos cortes que remecerán a todo aquel que se diga fan de las vetas más tradicionales del género, con lo que paso a reconocer en este mismo momento mi fanatismo por esta banda, la cual sigo desde hace algo más de quince años, por lo que mi opinión está absoluta y totalmente supeditada a ello... la objetividad la pueden ir a buscar a otra parte. Ahora sí, hagamos un breve recorrido por la placa.

Todo comienza con "(Intro) Glory Ride" (¿es necesaria alguna explicación a ese título?) la intro perfecta para este tipo de trabajos, preparando de la mejor manera el camino para la llegada de "Heavy Metal Sacrifice", el primer mazazo del disco, canción que si bien comienza de manera muy poderosa, luciendo potentes y veloces pasajes, no logra encantar de inmediato, perogana y crece con cada oída, llegando a transformarse en una de mis preferidas en corto tiempo. Quienes estén familiarizados con la banda, sabrán que los discos de SACRED STEEL son muy variados, paseándose con facilidad por muchos ritmos y velocidades, sin guardar reserva frente a ninguna de las facetas más tradicionales que el heavy metal ofrece, por lo que no es raro encontrarse con canciones más lentas y pausadas como "The Sign of the Skull", en donde se privilegia los ritmos machacantes y marciales de aires "manowarescos", y con mucho galope en las guitarras, características que encontraremos también en cierta medida en "Vulture Priest", que fácilmente es uno de los mejores cortes que la banda ha compuesto en sus últimas producciones. Riffs y base rítmica se llevan todos los elogios al comienzo de la canción, brindándole todo el poder y magnificencia que emanan y derechamente requieren pistas como éstas.

Obviamente los veloces temas que rozan el speed metal y que acostumbran a incluir en cada placa siguen presentes y en gran forma, y uno de ellos es "Hail The Godz of War", el que parte con un evidente guiño a los gringos de AGENT STEEL y su "Bleed for the Godz", haciendo de la velocidad su principal arma a la hora de resumir sus cualidades, tal cual lo repiten en la tremenda "Let There Be Steel", que preserva todo lo que la marca registrada de SACRED STEEL conlleva: potencia, velocidad, poder, riffs demoledores (si no logran sentir nada con esos riffs, mejor no sigan), melodía en la medida justa y una base rítmica compacta y segura, otorgando el sustento necesario mientras vociferamos con fuerza el "Let there be Metal, Let there be Sacred Steel!!!" de ese espectacular coro.

Todas las características ya mencionadas vuelven en gloria y majestad cuando llegamos a "The Dead Walk the Earth", sin lugar a ninguna duda, otra de las grandes canciones que conforman el disco. El resto óiganlo con detención ustedes, cada canción trae consigo algo que las hace grandes, quizás no a la primera al no ser tan efectistas como algunos prefieren, pero claramente son pistas que evidencian una conexión con el heavy metal que ya quisieran tener otras bandas. Los cuarenta y dos segundos de "Iron Donkey" dejaré que los descubran ustedes, solo diré que están absolutamente demás... un chiste completamente innecesario. 

Quienes no gusten de esta agrupación probablemente encontrarán en "Heavy Metal Sacrifice" un álbum genérico, simple, más bien opaco y con pocos momentos dignos de destacar. En mi caso, creo que es una placa que nos permite comprender muy bien de que se trata SACRED STEEL y toda la pasión que transmiten por el Heavy Metal, conservando la esencia de la escuela más clásica y tradicional que orgullosamente han profesado desde sus inicios y logrando con ello regalarnos algunos nuevos himnos para nuestro deleite.  
¡Let there be Metal, Let there be Sacred Steel!"

WATCHTOWER

viernes, 16 de septiembre de 2016

VICIOUS RUMORS - Concussion Protocol (Álbum 2016)

Hace muchos años que no escuchaba algo de VICIOUS RUMORS que realmente me entusiasmara... desde "Cyberchrist" para ser más exactos. Pero qué bueno que eso se acabó aquí y ahora... y con un gran álbum. "Concussion Protocol" es el nuevo trabajo de los californianos, placa que cuenta con once nuevas canciones repartidas en cincuenta minutos y que trae consigo varias realmente muy buenas y que nos transportan a los mejores años de la banda, pero obviamente con una mejor producción y sonando muy poderosas, haciendo gala de pasajes que no deberían dejar indiferente a nadie que guste del heavy metal melódico, pero a la vez muy potente y para demostrarlo parten de inmediato con todo el poderío del corte que da nombre al álbum, canción que comienza de manera muy densa, para luego acelerar el ritmo y transformarse en carta segura gracias a una base rítmica demoledora y una sección instrumental de lujo... pongan atención a la sección media del tema, el despliegue casi thrash se lleva todos los elogios.

Pero si la primera pista no bastó para convencerlos, puede que lo hagan con la siguiente "Chemical Slave", que si bien es un poco más lenta no pierde un ápice del poder ya mostrado, acercando su sonido un tanto al de sus coterráneos de METAL CHURCH. ¿Tampoco? Prueben con la pesadísima "Victims of a Digital World" que tiene un ritmo machacante, lento y muy denso, o con la veloz "Chasing The Priest", en donde se luce la nueva contratación de la banda, Nick Holleman, quien posee un caudal vocal tremendo, paseándose con facilidad y soltura por una gama de tonos que sorprende, transformándose en definitiva en una de las razones que hacen de esta placa, una de las mejores lanzadas en mucho tiempo por VICIOUS RUMORS.

Ahora, si con esos cuatro temas aún no se convencen, quizás deberían replantearse su gusto por el metal o al menos por este género. No veo a nadie que realmente guste un poco de esto, quedando indiferente ante canciones como las ya mencionadas o con títulos como "1000 Years", que regresa a esa veta power con uno que otro acercamiento al thrash que pareciera resultarle tan natural a esta agrupación; "Take It or Leave It", que posee unos coros en plan "batallón" que recuerdan un poco la veta teutona del heavy metal más duro; y "Every Blessing's a Curse", una de las más veloces de la placa, de gran factura y en donde nuevamente la sección instrumental durante los solos resalta como una de las grandes de todo el disco. Es realmente difícil resistirse a una canción como ésta.

No hay mucho más que decir, solo insistir en que le den unas oídas prestando atención a cada uno de los cortes en su totalidad, no me cabe duda alguna que se encontrarán con más de una sorpresa. "Concussion Protocol" es un álbum tremendamente sólido en todos los sentidos posibles, con gran sonido y muy buenas canciones, y que se ha transformado, al menos para mí, en un tremendo y muy grato reencuentro con la banda.


WATCHTOWER

lunes, 12 de septiembre de 2016

GRAVEBREAKER - Sacrifice (Álbum 2016)

¡¿Qué comen en Suecia?! ¿Clavos?... es increíble la cantidad de bandas de Metal que han visto la luz estos últimos años y que provienen de esa tierra. Y más asombroso aún que una amplia mayoría dedique sus esfuerzos a mantener viva la llama en su veta más primigenia: el heavy.


Con nombres como ENFORCER, TRIAL, RAM, PORTRAIT, STEELWING, AMBUSH, KATANA, los desaparecidos IN SOLITUDE, los veteranos WOLF o los novatos WITCH BLADE, la escena sueca se ha constituido como una de la más prolíficas de este último tiempo. Y no se trata simplemente de la cantidad, sino también de la calidad de ellas, logrando con cada trabajo superarse a sí mismos y entregándonos álbumes de entre los cuales seguramente saldrá un nuevo clásico representando los estupendos años que está viviendo el heavy metal a nivel global. Es en ese contexto que hace su aparición GRAVEBREAKER, trío que decide presentarse no con un demo, no con un EP, sino que inmediatamente con un larga duración de diez temas y casi cuarenta minutos de duración, en donde dan rienda suelta a su pasión por el género metálico madre de todo: el heavy metal.

Todo comienza con la canción "Overdrive" y debo decir que me encanta cuando los discos parten  de esta forma, sobre todo aquellos que proclaman estos sonidos a los cuatro vientos, sin intros ni preámbulo alguno, directo a lo que nos convoca: HEAVY METAL desde el segundo uno, sin aderezos innecesarios, veloz, de ritmo machacante e intenso y líneas vocales que atrapan con mucha facilidad, característica que se ve replicada en la siguiente, "Sacrifice" que siendo más rápida que la anterior, gusta de inmediato por aquellos fraseos memorables, además de un cambio de ritmo que pone todo cuesta arriba y que logra hacer de una canción muy buena, una excelente. Atentos a los teclados que hacen su primera intervención de manera elocuente y que en conjunto con el resto crean un ambiente misterioso, pero sin perder un ápice de su veta metálica tradicional.

Desconozco si los integrantes han tenido participación en otras agrupaciones con anterioridad, y me lo pregunto porque resulta sorprendente la facilidad con que crean canciones atractivas, pegadizas y metálicamente atrapantes que, aún cuando se mantienen fieles a los clásicos estándares del heavy metal ochentero, suenan frescas, actuales y ciertamente originales, algo en lo que, y en esto voy a ser insistente, la incorporación de teclados incidentales ayuda y mucho. Por ejemplo, en "Spellbound" el ambiente que logran durante los fraseos y algunos pasajes instrumentales resulta ser una de sus características más destacables, y es eso precisamente lo que le permite a GRAVEBREAKER desde ésta, su primera entrega, contar con una identidad muy definida, aunque no exenta de influencias.

Canciones como la rápida y agresiva "Gravebreaker", que brilla además por un cambio de ritmo hacia el final que, si bien se hace familiar, encaja perfectamente con el resto de la propuesta; la estupenda "At The Gates of Hell", en la que destacan pasajes instrumentales adornados por voces "futuristas y algo robotizadas"; "Kill And Kill Again", con algunas de las mejores y más logradas líneas melódicas de la placa; "Pray For Death", que siendo la más corta de todas está dentro de las más intensas del disco y con un trabajo en guitarras de lujo, tanto en los riffs como en los solos; y la maravillosa, veloz y melódica "Spellbound", que es una de mis favoritas de diez pistas entre las que resulta realmente complicado escoger solo algunas. Atentos con "Messenger of Death", sobre todo con sus minutos finales, que son realmente de antología, la comunión que logran entre lo metálico de sus canciones, la forma en que utilizan los teclados y la rapidez de esta sección, configuran algunos de los mejores minutos que he oído en años en agrupaciones de este tipo.

Eso es "Sacrifice" de GRAVEBREAKER, un álbum que nos entrega canciones brillantes y llenas de matices, melódicas, pero potentes, tradicionales, pero vigentes, haciendo gala de una paleta de recursos impresionantes y bien utilizados y que, en definitiva, llega para reafirmar lo saludable que está la escena heavy metalera actual. ¡No lo dejen pasar!  

WATCHTOWER

martes, 6 de septiembre de 2016

HELSTAR - Vampiro (Álbum 2016)

Voy a partir reconociendo que no le había prestado suficiente atención a ningún trabajo de HELSTAR, desde su reunión hasta su anterior álbum llamado "This Wicked Nest". Lo cierto es que si bien los escuché cuando aparecieron, y salvo algunas canciones, no lograron llamar mayormente mi interés, debido a esa aparente y para mí inentendible necesidad de sonar "pesados" que iba mucho más allá de lo que alguna vez fueron.

Ahora con "Vampiro" y quizás atraído por la evidente relación que pudiese tener con "Nosferatu", me decidí a darle tiempo y escucharlo con detención, y la verdad es que me he encontrado con un trabajo sobresaliente y que es mucho, pero muchísimo más de lo que me pude llegar a imaginar, tanto que no tengo ningún tipo de pudor en ponerlo al lado de sus más grandes clásicos. Pero, mientras le dan play al video de más abajo, repasemos un poco la placa. 

"Awaken Unto Darkness" comienza de manera misteriosa, densa, oscura y ciertamente siniestra, para luego ir siendo adornada con la entrada de las guitarras y esos solos con cierta vibra "española". La lentitud del inicio se mantiene hasta que llegados los cuatro minutos la velocidad provoca el primer quiebre en el tema y en el disco, pasando sin aviso alguno a una sección de corte speed.

"Blood Lust" trae de regreso los clásicos sonidos que la banda se encargó de patentar en los ochenta, hasta que deciden acelerar todo a ritmos más thrash, que si bien entretienen, los siento algo innecesarios, ya que no vienen a aportar realmente nada a la magia que la banda es capaz de crear sin necesidad de recurrir a recursos tan manoseados. Las guitarras, melodías y base rítmica que se oyen a partir de los 2'30" constituyen, para mí, el HELSTAR que me gusta oír y el que, salvo algunas excepciones, se echa tanto de menos en las placas anteriores.

"To Dust You Will Become" es otro de los grandes temas que componen este trabajo. Larry Barragan y Andrew Atwood, hacen un trabajo potentísimo acá y en general en toda la placa, mostrándose absolutamente vigentes, sonando actuales, pero con la clase y maestría que forma parte de la marca registrada de la banda, algo que Atwood (de poco tiempo en la agrupación) supo captar a la perfección. Por otro lado, James Rivera está cantando tan bien o mejor que antes, pero sigo sin comprender la necesidad de incorporar pasajes en donde rasga su garganta como si su vida dependiera de ello. Hay partes donde queda bien, pero me parece un recurso a utilizar solo de vez en cuando y no con la regularidad que lo hace en la actualidad. En "Off With His Head" nuevamente lo que más me gusta es el trabajo de Barragan y Atwood, quienes se lucen en cada pasaje del tema, cada riff y cada solo, aunque en general se trata de un corte más pesado y thrashero que los anteriores.

"From The Pulpit To The Pit" destaca por ser una muy balanceada mezcla de Power/Thrash, que si bien durante las primeras oídas no logró entusiasmarme mucho, mientras más la escucho más me agrada ¡Como suena esa base rítmica conformada por Michael Lewis y Garrick Smith al inicio! Eso hasta que las guitarras comienzan a hacer lo suyo y a volverse en las protagonistas de la canción, conjuntamente con la velocidad que envuelve todo, lo que permite hacer cierto parangón con lo que en la actualidad hace la gente de AGENT STEEL, ahora bajo el nombre de MASTERS OF METAL. Luego tenemos a "To Their Death Beds They Fell", una tremenda canción, de ritmo pausado, con la batería haciendo juegos algo "progs" y un gran despliegue técnico a lo largo de toda su duración, algo que en realidad está demás comentarlo. Todos conocemos la calidad de cada uno de los músicos que ha pasado por la banda de Texas.

Es el turno de "Malediction" un instrumental con ciertos aires neoclásicos, pero insertos en una base eminentemente speed, que si bien gusta y con mucha facilidad, no suma al concepto general del álbum y de hecho nos aleja un poco de él, aunque musicalmente hay que decirlo ¡es tremendo! Luego de esta demostración de habilidades tenemos a "Repent In Fire", que es otro de aquellos cortes que erizan los pelos. Es potente, es melódico, es clásico, es tradicional y sin ir muy lejos, perfectamente podría haber formado parte de una placa como "Nosferatu"... en definitiva, es 100% HELSTAR y con esto último basta. "Abolish The Sun" es un título simpático sin duda, pero más allá de eso, la canción es la que menos me gusta de toda la placa. Es pesadísima y alejada del resto de las canciones del disco, ya que deja de lado todo la melodía de pistas anteriores y la gracia innata que tienen las composiciones más técnicas de la banda. 

Lo que viene a continuación es, para mí, uno de los mejores temas del álbum, sino derechamente el mejor. "Black Cathedral" merece todo un párrafo para describirlo elocuentemente. Ciertos pasajes me recuerdan algo a "Aieliaria and Everonn", una de mis favoritas del legnedario "Nosferatu", aunque también es posible reonocer en él algo de lo hecho en un álbum como "A Distant Thunder". Cabe mencionar que la discografía más clásica de HELSTAR, aquella que componen sus cuatro primeros discos, es muy variada y diversa. Cada una de sus placas, si bien fueron compuestas durante un breve lapso de tiempo, son muy distintas entre sí, evolucionando desde un heavy metal de corte más genérico, hacia un power metal muy técnico, configurando así una propuesta con sonido único, reconocible y tremendamente propio. Es ahí donde se inserta "Black Cathedral", tomando un poco de cada una de aquellas manifestaciones y haciendo de sus más de siete minutos, un viaje absolutamente maravilloso para cualquier seguidor de la banda.

El primer minuto destaca por un suave pasaje protagonizado por guitarra acústica y un solo de corte melancólico que se ve interrumpido por un riff de Barragan, que nos transporta de inmediato a los mejores momentos de la discografía de la banda. El ambiente que logran, como les dije anteriormente, me recuerda mucho a la última canción de "Nosferatu", lo que se evidencia tanto en las guitarras como en la base rítmica, así como en los fraseos del propio James, en quien pareciera que los años no han hecho mella. Además, los cambios de ritmo están a la orden del día, así que solo siéntense, pongan el reproductor de lo que sea a todo volúmen y deléitense con una de las mejores canciones que HELSTAR ha compuesto desde la década de los ochenta.

Cierran con "Dreamless Sleep", que es un outro que no me esperaba: acústico, introspectivo, sutil y delicado, con melodías y fraseos de belleza que contrasta con la naturaleza diabólica de quien las entona. Un detalle de lujo y que da la estocada final para configurar un álbum tremendo.

No hay mucho más que decir al respecto. Solo esperar que el "Vampiro" nos bendiga con su presencia y podamos apreciar su poderío en directo en nuestras tierras... y pronto. 

WATCHTOWER

sábado, 3 de septiembre de 2016

FROZEN SWORD - Frozen Sword (Álbum 2016)

A pesar de que se trata de su segundo larga duración, anteriormente no había tenido oportunidad de oír nada los suizos FROZEN SWORD, algo que luego de escuchar su álbum homónimo remediaré con prontitud, ya que lo aquí nos muestran es ese heavy de corte eminentemente épico y directo, que no se olvida de las siempre necesarias vetas melódicas, pero que no llega a abusar del recurso, privilegiando siempre la fuerza y potencia en las composiciones... es decir (y ya sé que he ocupado esta frase antes, pero es necesaria): ¡Heavy Metal con pelotas!
 
Lo dicho sirve para entender el contexto general de una placa como ésta, en la que prevalecen los sones más clásicos del heavy metal primigenio y en donde canciones como "Blessing Way" y su aire marcial se convierten en el estandarte de su proclama. Punto a destacar es la brutal descarga que emana de las murallas de riffs de Raoul Bochatay y Aurélien Roduit, quienes son los protagonistas de toda la potencia impresa en las canciones, eso sin dejar de lado una base rítmica aunque sobria, muy compacta y suficiente. Si nada de la palabrería anterior les hace sentido, entonces debería bastar contarles que un buen parangón para entender la propuesta de FROZEN SWORD, son los demos y el primer álbum de BATTLERAGE.
 
Son solo siete canciones de entre las que destaco la mencionada "Blessing Way"; la tremenda y poderosa "Frozen Sword", que trae esos durísimos fraseos que valen cada segundo; "Crush The Shadow To Reborn", que incluye algunas secciones y riffs que me recuerdan a nuestros THUNDER LORD; y por último "The Alpin Steel", que si bien comienza de manera débil debido a esa introducción acústica sobre la que Yvan Crettenand no se percibe cómodo, lo que lo lleva a no dar con los tonos correctos al comienzo, va adquiriendo cuerpo y potencia a medida que el metal vuelve a tomar las riendas.
 
FROZEN SWORD no es para todos, eso está claro, pero sin duda que deberían darle una oportunidad si es que alguna vez han gustado del heavy metal en su estado más primordial.


WATCHTOWER

domingo, 28 de agosto de 2016

INERT - Obliteration of the Self (EP 2016)

INERT es un acto conformado por tan sólo dos personas, una radicada en España y la otra en Suecia. ¿El estilo? Claramente Death Metal ¿o a alguien le quedaba alguna duda luego de ver el logo y la carátula? Pero más allá del número y origen de los integrantes que componen esta nueva agrupación, lo importante acá es el sólido trabajo que ofrecen en estas tres canciones, bajo el título de "Obliteration of the Self".

Cabe hacer notar que lo que hace este dúo, es regir sus andanzas por los designios de lo más selecto del death metal sueco, tomando como norte el sonido de nombres insignes como GRAVE, ENTOMBED o incluso un poco de los ya desaparecidos KAAMOS, lo que es posible percibir desde el mismo inicio de "Fake Servant of God", un veloz corte en donde la influencia de los primeros ENTOMBED queda de manifiesto de manera inexcusable. El tema título "Obliteration of the Self" y "Son of Certain Death", mi favorita del EP, no hacen más que reafirmar con elocuencia lo dicho hasta ahora. Son diez minutos llenos de pesadas y densas murallas de riffs que, a pesar del estilo, son de muy fácil escucha y se quedan grabados rápidamente, logrando que con tan solo un par de oídas, nos aprendamos algunas de sus partes de inmediato. 
 
Velocidad, crudeza, excelentes solos -con cierta cuota heavy-, y una base rítmica que si bien se vuelve algo predecible, denota la potencia y lucidez necesarias que el género requiere. Eso es INERT, death metal hecho con la tradicional y siempre vigente fórmula sueca. Un deber para fans del género.

WATCHTOWER